skip to Main Content
Fiebre Alta: Cuándo Es Algo Serio Y Cómo Bajarla

Fiebre alta: cuándo es algo serio y cómo bajarla

La fiebre es un aumento de la temperatura del cuerpo que se presenta con sensación de calor y sudoración. Para los médicos la fiebre consiste en una temperatura de 100.5°F (38° C) o más.

Generalmente la fiebre es un signo de infección y en sí misma la alta temperatura suele ser inofensiva y, probablemente, útil. A menudo, no necesita tratamiento. Pero lo cierto es que desvela a los padres cuando los niños son pequeños y puede ser un signo de alerta a tener en cuenta en los bebés pequeños, sobre todo si tienen menos de 3 meses.

La temperatura corporal promedio es de 98,6 °F (37 °C). Sin embargo, puede oscilar entre los 97 °F (36,1 °C) y 99 °F (37,2 °C) y puede variar de acuerdo con el nivel de actividad, la hora del día y la edad.

Tendemos a pensar que la fiebre es algo malo que tenemos que bajar, ya que es muy incómodo, pero en realidad es parte de la respuesta inmune del cuerpo. Nos está alertando de que un invasor (virus o bacteria) está atacando nuestro cuerpo. 

Cuando un invasor que provoca enfermedades ingresa a nuestro sistema, comienza a aparecer en el torrente sanguíneo, entonces nuestro sistema inmunológico libera sustancias químicas inflamatorias que aumentan el calor en el cuerpo y suben la temperatura central.

¿Cuál es la diferencia entre virus y bacterias?

¿Debo preocuparme y bajar la fiebre?

Cuando te enfermas o enferma tu hijo, siempre deseas buscar alivio, pero debes saber que bajar la fiebre no acorta ni prolonga el curso de una enfermedad.

Es posible que los niños con fiebre relativamente alta no parezcan estar enfermos ni actúen como si lo estuvieran. En cambio en los adultos, unos pocos grados de fiebre causan molestia.

Cómo tratar la fiebre en los niños

Si tu hijo está incómodo o inquieto, toma estas medidas: vístelo con ropa liviana, incentívalo a tomar bastante líquido y si siente escalofríos, colócale una manta liviana hasta que se le pase.

Los analgésicos también pueden ser útiles, pero ten en cuenta estas precauciones:

  • No le des aspirina a ninguna persona de 18 años o menor.
  • No le des ningún tipo de analgésico a un bebé hasta después de haberte comunicado con un proveedor médico.
  • Puedes darle paracetamol/acetaminofeno (Tylenol u otros) a niños menores de 6 meses, según se indique en la etiqueta.
  • Puedes darle paracetamol (acetaminofeno) o ibuprofeno (Advil, Children’s Motrin u otros) a niños de 6 meses o más. Sigue las indicaciones del envase.
  • No les des ibuprofeno a niños menores de 6 meses.
  • No les des paracetamol (acetaminofeno) a bebés menores de 6 semanas.

Cuándo llamar al médico si el niño tiene fiebre

Si tu bebé tiene menos de 3 meses y presenta fiebre, es importante que busques asistencia médica de inmediato. Y deberías buscar atención médica si un niño de cualquier edad presenta además de fiebre, alguno de estos síntomas:

  • Irritabilidad, o comportamiento anormal, que no mejora incluso después de tomar medicamentos para bajar la fiebre
  • Signos de deshidratación, como no mojar el pañal durante más de 8 a 10 horas, llanto sin lágrimas, sequedad de la boca o resistencia a beber líquidos
  • Rigidez en el cuello o dolor de cabeza
  • Dolor abdominal
  • Problemas para respirar
  • Erupción cutánea
  • Hinchazón o dolor en las articulaciones

Cómo tratar la fiebre en un adulto

Los adultos con fiebre de 103 °F (39,4 °C) o superior generalmente se ven enfermos y se comportan como tal. Para tratar la fiebre en casa, sigue estos consejos médicos: bebe mucho líquido para mantenerte hidratado, usa ropa liviana y si sientes escalofríos, usa una manta liviana hasta que se te pasen.

Además, toma paracetamol/acetaminofeno (Tylenol y otros) o ibuprofeno (Advil, Motrin IB y otros).

Cuándo un adulto con fiebre debe llamar al médico

Busca atención médica si además de fiebre presentas alguno de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza intenso
  • Confusión o agitación
  • Dolor abdominal
  • Vómitos reiterados
  • Signos de deshidratación, como sequedad de la boca, disminución de la orina u orina oscura, o resistencia a beber líquidos
  • Erupciones cutáneas
  • Dificultad para tragar líquidos
  • Dolor al orinar o dolor de espalda

 

 

 

 

 

 

 

Fuente

Comentarios

comments

Back To Top