skip to Main Content
Cinco Personas Asesinadas A Tiros Por Un Vecino Con “problemas De Manejo De Ira” En Chicago

Cinco personas asesinadas a tiros por un vecino con “problemas de manejo de ira” en Chicago

Tres mujeres y dos hombres murieron tiroteados por un vecino en un edificio de condominios al noroeste de Chicago este sábado por la tarde. El vecino, identificado como un trabajador de la construcción de 66 años que ha vivido en el edificio durante unos 15 años, tenía “problemas de manejo de la ira”, según la policía. El sospechoso está bajo custodia y que se ha recuperado un arma, según las autoridades.

Los agentes dijeron que el hombre dejó su condominio en la cuadra 6700 de West Irving Park Road en el vecindario de Dunning, fue a la casa de un vecino en el mismo edificio y, “por razones aún desconocidas”, disparó y mató a cuatro personas mientras estaban cenando.

El hombre luego fue al condominio de otro vecino y disparó a una mujer de 53 años, según las autoridades. Esta víctima permaneció en estado crítico hasta que murió este domingo a causa de sus heridas, lo que elevó el número de muertos a cinco, según la policía.

Los fallecidos son una mujer de 66 años, un hombre de 61 años, una mujer de unos 30 años, un hombre de unos 40 años y la mujer de 52 años, dijo la policía. Sus identidades no han sido reveladas por las autoridades.

El primer superintendente adjunto Anthony Riccio, del Departamento de Policía de Chicago, afirmó que el hombre que se cree que fue el tirador ha tenido enfrentamientos con vecinos en el pasado. “La mayoría de los ocupantes dentro del edificio han tenido problemas con él, pero obviamente nada de esta magnitud. No sabemos qué lo desencadenó esta noche”, explicó Riccio.

Los vecinos le dijeron a la policía que los incidentes anteriores en el edificio que involucraban al presunto hombre armado iban desde personas que hacían “demasiado ruido, hasta choques bruscos en las escaleras”, señaló Riccio. No está claro cómo el pistolero obtuvo acceso a la casa de los vecinos, pero Riccio dijo que no había forzado la entrada.

En el lugar del tiroteo, justo al este de Oak Park Avenue, una cinta amarilla de la policía bloqueó tres edificios de condominios de ladrillo tostado en el lado sur de West Irving Park Road. Los oficiales pasearon por los balcones de los tres pisos en la estructura central, y la puerta de una unidad se abrió al final del pasillo. La actividad policial provocó oleadas de vecinos que quedaron atónitos por el tiroteo.

Describieron el complejo de condominios como unas viviendas tranquila donde las personas son cordiales pero en su mayoría se mantienen reservadas. “Hasta este momento disfrutamos vivir aquí”, dijo Bill Popper, de 67 años. “Ha sido un sitio normal, un área agradable”, afirmó. Popper, un residente de cinco años del complejo, dijo que el tiroteo lo dejó asustado, especialmente porque planeaba caminar con su esposa justo antes de que comenzara el alboroto. “Esto es Chicago”, concluyó.

Otro vecino, Emad Nouh, de 33 años, dijo que estaba en casa viendo El Camino, la nueva película de Netflix sobre la serie Breaking Bad, cuando recibió una alerta por correo electrónico sobre el tiroteo. “¿Por qué? ¿Cómo es posible que alguien entre en tu casa y dispare?”, se preguntó Nouh. El joven agregó que se mudó a Chicago desde Palestina, y “como alguien del extranjero, es una locura, cuánta violencia armada hay en Estados Unidos”.

Back To Top